Skip to main content

TikTok y Estados Unidos restablecen las negociaciones para definir el futuro de la app

Después de 6 meses, TikTok y el gobierno de Estados Unidos habrían reiniciado las negociaciones para determinar el futuro de la app en el país. Según reporta The Washington Post, representantes de la red social y del Comité de Inversiones Extranjeras en EE. UU. (CFIUS) se reunieron la semana pasada en Washington.

El cónclave se habría desarrollado en el Departamento del Tesoro y habría servido para que las partes repasen el acuerdo propuesto por TikTok para evitar su bloqueo en Norteamérica. El citado medio indica, de todos modos, que el encuentro no implicaría una flexibilización de la postura estadounidense con respecto al destino de la popular plataforma de vídeos.

Se especula con que el CFIUS podría estar reconsiderando la propuesta que TikTok hizo en su momento para llevar tranquilidad a la Casa Blanca ante la creciente preocupación del posible uso de la app para labores de espionaje por parte de China. Esto, debido a que la administración de Joe Biden no ha logrado avanzar en el Congreso con la sanción de una ley que le dé rienda suelta al Departamento de Comercio para bloquear la app.

Lo curioso del caso es que el nuevo acercamiento entre Estados Unidos y la empresa perteneciente a ByteDance se da en un momento crucial para el ámbito político: el inicio de la campaña de cara a las elecciones presidenciales de 2024. Con más de 150 millones de usuarios solo en ese país, TikTok ahora es considerada clave para llegar al electorado joven. Por ello, no sorprende que más políticos Demócratas y Republicanos comiencen a tener presencia en la red social. Incluso aquellos que se han manifestado públicamente a favor de su veto.

Vivek Ramaswamy, quien se postula a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, anunció días atrás su arribo a TikTok. En una publicación en X (Twitter), el político y empresario explicó su determinación:

"Sí, los menores de 16 años no deberían usar TikTok, pero el hecho es que muchos votantes jóvenes sí lo hacen y no vamos a cambiar este país sin ganar. No podemos simplemente hablar de la importancia de que el Partido Republicano 'llegue a los votantes jóvenes' mientras nos escondemos en nuestras propias cajas de resonancia. Es malo que el Partido Comunista Chino recopile datos de usuarios estadounidenses a través de TikTok, pero la verdad es que no es mejor cuando empresas 'estadounidenses' como Airbnb hacen lo mismo al entregar datos de usuarios estadounidenses a China. Y no vamos a lograr que China juegue bajo las mismas reglas hasta que ganemos esto".

TikTok estaba dispuesto a entregar el control de la app al gobierno de Estados Unidos

La última vez que se habló de un posible veto a TikTok en Estados Unidos fue en marzo. Por entonces, Washington le advirtió a la compañía que solo podría evadir el bloqueo si vendía su negocio estadounidense y cortaba todo lazo con China. Además, las agencias de seguridad habían abandonado la revisión del código y la infraestructura de la app para desterrar cualquier posibilidad de una filtración de datos hacia el gigante asiático. Y todo apuntaba a que la intención era ya no retomarla.

Sin embargo, con el correr de las semanas el tema se fue enfriando. Al punto tal que, como dijimos al comienzo, pasaron 6 meses sin que se volviera a hablar públicamente sobre la posibilidad de vetar TikTok en tierras norteamericanas. Pese a ello, desde la red social de ByteDance continuaron trabajando en parte del acuerdo que le presentaron a la Casa Blanca, migrando los datos de los usuarios a una infraestructura provista y gestionada por Oracle. También realizaron cambios en su estructura laboral, moviendo a todos los empleados estadounidenses a una subsidiaria local llamada TikTok U.S. Data Security.

Pero lo verdaderamente llamativo es que han salido a la luz detalles hasta ahora desconocidos del plan presentado por TikTok. De acuerdo con The Washington Post, la red social estaba dispuesta a ceder el control absoluto de su funcionamiento a las autoridades estadounidenses. De hecho, la subsidiaria tendría una junta con integrantes elegidos por el CFIUS y no le reportaría a ByteDance, sino al gobierno de Estados Unidos.

Los departamentos de Defensa, Tesoro y Justicia tendrían injerencia directa sobre el funcionamiento de la compañía, pudiendo imponer condiciones para la contratación de nuevo personal. O, incluso, instigar modificaciones en el código fuente de la plataforma de vídeos. Es evidente que en TikTok estaban dispuestos a todo con tal de asegurarse la continuidad del funcionamiento en el mercado estadounidense.

Todavía no queda claro por qué la Casa Blanca finalmente se negó a esta posibilidad. Es probable que el temor a una reacción negativa del público y la prensa haya jugado un papel clave. Por lo pronto, es evidente que existe un acercamiento entre ambas partes. Y si bien un posible veto no ha sido descartado, se le ha bajado bastante la espuma al asunto.

Habrá que ver cómo avanza esta cuestión. Mientras se resuelve su futuro en Estados Unidos, TikTok afronta nuevos desafíos en Europa. Hoy, por ejemplo, se confirmó una multa de 345 millones de euros contra la compañía por la mala gestión de los datos de sus usuarios menores de edad.