Skip to main content

5 recetas de natillas proteicas y bajas en calorías para hacer en casa

La natilla es un postre tradicional que se elabora con leche, huevos y azúcar. Sin embargo, estas versiones pueden ser muy calóricas y poco nutritivas, sobre todo si se consumen a menudo.

Estas natillas son ideales para saciar el antojo de algo dulce sin descuidar tu dieta ni tu salud. Además, al ser ricas en proteínas, te ayudarán a mantener tu masa muscular y a prevenir la sarcopenia, que es la pérdida de músculo asociada al envejecimiento.

Por eso, te proponemos tres recetas de natillas proteicas y bajas en calorías que puedes hacer en casa con ingredientes sencillos y saludables.

1. Natillas de chocolate
Muchos adoran el chocolate y lo disfrutan en diferentes formas. Por eso, te presentamos una receta de natillas de chocolate que te fascinará.

Además, las natillas son bajas en calorías, porque se endulzan con estevia, un edulcorante natural que no aporta calorías ni altera el nivel de azúcar en sangre. Así, puedes disfrutar de unas natillas dulces y cremosas sin sentir culpa ni perjudicar tu salud.

Ingredientes
1 litro de leche desnatada
4 cucharadas de proteína en polvo de chocolate
2 cucharadas de cacao puro en polvo
2 sobres de cuajada
estevia al gusto
Paso a paso
En un cazo, calienta la leche a fuego medio y disuelve la proteína en polvo, el cacao y la estevia, removiendo bien para evitar grumos.
Cuando la leche esté caliente, pero sin llegar a hervir, añade los sobres de cuajada y sigue removiendo hasta que se integren por completo.
Vierte la mezcla en moldes individuales o en una fuente grande y deja enfriar a temperatura ambiente.
Cuando las natillas estén frías, mételas en la nevera hasta que cuajen y adquieran una consistencia cremosa.
Disfruta de tus natillas de chocolate cuando quieras.
Te puede interesar: Aprende a prepara natillas de naranja con esta receta casera

2. Natillas de vainilla
La vainilla es un sabor que siempre está de moda y que agrada a todos. Estas natillas son una alternativa saludable y deliciosa para disfrutar de un postre sin culpa. La clave está en usar huevos enteros, que son una excelente fuente de proteínas de alta calidad biológica.

Las proteínas de los huevos tienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo requiere para funcionar correctamente. Además, al utilizar leche desnatada y edulcorante, reducimos las calorías y los azúcares de esta receta, lo que nos ayuda a cuidar nuestro peso y nuestra salud.

Ingredientes
4 huevos
500 ml de leche desnatada
1 cucharadita de extracto de vainilla
Paso a paso
Precalienta el horno a 180 °C y prepara un baño María, en una bandeja con agua.
En un bol, bate los huevos con el edulcorante hasta que queden espumosos.
Añade la leche y el extracto de vainilla y mezcla bien.
Vierte la mezcla en moldes individuales o en una fuente grande y colócalos en la bandeja con agua.
Hornea las natillas, durante unos 25 minutos o hasta que estén cuajadas.
Deja enfriar las natillas a temperatura ambiente y luego refrigéralas hasta que estén frías.
Disfruta de tus natillas de vainilla cuando quieras.
3. Natillas de frutos rojos
Estas natillas de frutos rojos son una forma diferente y original de consumir estos frutos; además de aportar proteínas, gracias al uso de queso fresco batido desnatado, que es un lácteo bajo en grasa y alto en proteína.

Se hacen con frutos rojos congelados, que conservan todas sus propiedades y su sabor. También se usan gelatina neutra y edulcorante natural para darle consistencia y dulzor a las natillas.

Son muy fáciles de hacer y solo necesitas unos minutos para prepararlas. Esta es una opción saludable y deliciosa para disfrutar de un postre sin remordimientos.
Ingredientes
250 g de queso fresco batido desnatado
200 g de frutos rojos congelados
2 cucharadas de gelatina neutra en polvo
Paso a paso
En un cazo, calienta los frutos rojos con un poco de agua y el edulcorante a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que se deshagan y formen una salsa.
Añade la gelatina y mezcla bien hasta que se disuelva por completo.
Retira del fuego y deja templar un poco.
En un bol, bate el queso fresco batido hasta que quede cremoso.
Añade la salsa de frutos rojos y mezcla bien.
Vierte la mezcla en moldes individuales o en una fuente grande y deja enfriar a temperatura ambiente.
Cuando las natillas estén frías, mételas en la nevera hasta que cuajen y adquieran una consistencia firme.
Disfruta de tus natillas de frutos rojos cuando quieras.
4. Natillas de plátano y coco
Esta es una manera fácil y deliciosa de añadir más proteínas a tu dieta, sin dejar de disfrutar de un buen postre. El plátano y el coco son dos frutos muy buenos para combinar y aportan sabor, energía y nutrientes.

La proteína en polvo de vainilla le da un toque dulce y aromático a las natillas, además de aumentar su valor proteico.

Ingredientes
400 ml de leche de coco
2 plátanos maduros
2 cucharadas de proteína en polvo de vainilla
2 cucharadas de maicena
Edulcorante al gusto
Coco rallado para decorar (opcional)
Paso a paso
En una batidora, tritura los plátanos con la leche de coco, la proteína en polvo y el edulcorante hasta obtener una mezcla homogénea.
En un cazo, disuelve la maicena en un poco de agua fría y calienta a fuego medio, removiendo constantemente, hasta que espese.
Añade la mezcla de plátano y coco al cazo y sigue removiendo hasta que se integre todo y tenga una consistencia cremosa.
Vierte la mezcla en moldes individuales o en una fuente grande y deja enfriar a temperatura ambiente.
Cuando las natillas estén frías, mételas en la nevera hasta que cuajen y adquieran una consistencia firme.
Disfruta de tus natillas de plátano y coco cuando quieras. Puedes espolvorear un poco de coco rallado por encima para darle un toque más tropical.
5. Natilla de plátano
El plátano es una fruta muy versátil y nutritiva, que puedes usar para hacer unas natillas con un toque tropical.

Esta receta solo lleva cuatro ingredientes: plátanos maduros, leche de almendras, proteína en polvo sabor vainilla y canela. Tienen solo 180 calorías por porción y 15 gramos de proteína.

Ingredientes
2 plátanos maduros
1 taza de leche de almendras sin azúcar
2 cucharadas de proteína en polvo sabor vainilla
1/2 cucharadita de canela en polvo
Paso a paso
Pela los plátanos y córtalos en trozos pequeños. Colócalos en un recipiente apto para microondas y caliéntalos durante unos 2 minutos o hasta que estén blandos.
Añade la leche de almendras, la proteína en polvo, la canela y el edulcorante si lo deseas. Tritura todo con una batidora de mano o una licuadora hasta obtener una crema suave y homogénea.
Vierte la mezcla en cuatro recipientes individuales y refrigera durante al menos dos horas o hasta que estén frías y firmes.
Disfruta de tus natillas de plátano como postre o merienda.
Lee también 4 guarniciones fáciles y saludables con zanahorias

Recomendaciones para consumir las natillas proteicas
Las natillas son una opción saludable y deliciosa para disfrutar de un postre sin remordimientos. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para consumirlas de forma adecuada:

No abuses, ya que pueden aportar demasiadas proteínas si se combinan con otros alimentos ricos en este nutriente. Lo ideal es consumir una ración al día como máximo, de preferencia después de hacer ejercicio o como merienda.
Acompaña con fruta fresca, frutos secos o semillas para añadir más vitaminas, minerales y fibra a tu dieta.
Elige ingredientes de calidad y evita los procesados o artificiales. Por ejemplo, usa leche desnatada natural, proteína en polvo sin aditivos ni azúcares añadidos, cacao puro sin azúcar, extracto de vainilla natural, etc.
Varía los sabores y las texturas de las natillas para no aburrirte y disfrutar de su sabor.
Disfruta sin culpa de un postre saludable
Como ves, las natillas proteicas son un postre delicioso que puedes hacer en casa con ingredientes sencillos y naturales. Por eso, es importante consumir suficientes proteínas a lo largo del día, sobre todo si practicas deporte o quieres mantener tu masa muscular.

Puedes elegir entre diferentes sabores y texturas según tus preferencias y disponibilidad de ingredientes. Además, puedes prepararlas en casa con pocos pasos y disfrutarlas como postre o merienda.

Solo recuerda consumirlas con moderación y dentro de un plan alimenticio adecuado a tus necesidades y objetivos.