Skip to main content

Qué pasa si no me cambio la toalla sanitaria: 3 razones para no usar la misma todo el día

Usar toallas nocturnas durante el día para evitar cambiar la toalla sanitaria podría ser un gran error. Aunque algunas mujeres lo hacen por practicidad, no sólo causa molestias como sentirnos húmedas o que se escapen los 'malos olores', también podría ser un foco de infección. Descubre qué pasa si no te cambias la toalla sanitaria: 3 razones para no usar la misma todo el día.

Aunque la copa menstrual es una de las opciones de higiene más ecológicas, cómodas y considerables para nuestro bolsillo, muchas mujeres prefieren las toallas femeninas porque son fáciles de desechar... aunque contaminen más. Sin embargo, se deben utilizar varias toallas para mantener la higiene adecuada.

¿Cuántas horas se debe usar una toalla femenina?

Lo más recomendable es cambiar la toalla sanitaria cada cuatro o seis horas, dependiendo qué tan abundante sea el flujo menstrual de cada mujer, describe un artículo publicado por el Journal of Nepal Medical Association, de esta manera, evitarás manchar tu ropa por fuga de sangre menstrual, olores indeseables y varios problemas de salud.

 Muer toma una toalla sanitaria de cajón

Quizá creas que es una exageración, pero hay mujeres que utilizan toallas nocturnas de 'máxima absorción' durante el día al creer que pueden durar horas sin cambiarse. ¡No cometas este error! Puedes utilizar opciones más ecológicas para reducir los costos, por ejemplo, las toallas de tela o copa menstrual.

¿Cuántas toallas sanitarias debo usar por día?

La cantidad de toallas sanitarias que debes utilizar durante el día dependerá de tu flujo menstrual y la higiene que tengas. Lo más recomendable es usar entre tres a seis toallas sanitarias por día durante tu periodo menstrual, pero si tu menstruación es demasiado abundante, es posible que necesites cambiar la toalla con más frecuencia.

¿Qué pasa si me dejo la toalla sanitaria todo el día?
Las toallas femeninas o cualquier producto de higiene íntima que esté en contacto con la vagina durante varias horas, pueden causar severas infecciones si no se retiran cada cierto tiempo. De acuerdo con un artículo publicado por el BMC Infectious Diseases, una mala higiene menstrual puede ocasionar infecciones urinarias, infecciones vaginales, así como erupciones cutáneas.

 Mujer con infección urinaria

Infecciones urinarias por no cambiar la toalla sanitaria

No cambiar la toalla sanitaria constantemente podría ocasionar infecciones urinarias, así como lo lees. Aunque la mayoría de estas infecciones son ocasionadas por bacterias como Escherichia coli (E.coli), debido a que la abertura de la vagina está muy cercana a la vagina, es muy fácil que las bacterias se propaguen y viajen por las vías urinarias hasta la vejiga.

Evitar limpiarse de atrás hacia adelante y cambiar las toallas femeninas cada cierto tiempo, son una de las primeras acciones para evitar una infección urinaria, ya que las toallas se fabrican de algodón y plásticos, con la combinación del calor corporal y el flujo menstrual, son perfectos para la proliferación de bacterias.

 Mujer con toalla sanitaria en manos

Si la toalla femenina es de baja absorción, aumenta la posibilidad de que las bacterias se adhieran a la abertura de la uretra y se multipliquen, ocasionando una infección conocida como uretritis, pero cuando se propagan hasta la vejiga causan una infección llamada cistitis, produciendo síntomas como:

  • Sensación de ardor al orinar
  • Orina con aspecto turbio
  • Orina maloliente
  • Dolor pélvico
  • Necesidad constante de orinar

Infecciones vaginales por no cambiar la toalla sanitaria
Mantener las toallas sanitarias por mucho tiempo, ocasiona el crecimiento de bacterias en la vagina, el problema es que alteran el equilibrio del pH haciéndola más vulnerable a infecciones vaginales, como la vaginosis bacteriana o candidiasis, infección por hongos.

 Candidiasis

Erupción o sarpullido en la piel por no cambiar la toalla sanitaria

La irritación en la zona vaginal puede ser causada por exponer nuestra piel durante varias horas con un agente irritante, ya sea por el material de la toalla sanitaria, la fragancia o el flujo menstrual, en promedio, eliminamos entre 50 y 80 mililitros de sangre a lo largo del periodo, por ello, lo más adecuado es cambiarlas cada tres o cuatro horas para no exceder el tiempo de contacto con la piel.

La fricción, una reacción alérgica o la irritación por el calor corporal y la humedad, pueden ser los responsables de ocasionar sarpullido en esos días incómodos. Si notas que durante el periodo presentas irritación en la zona vaginal, ardor, comezón o dolor, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Lava tu zona íntima con agua
  • Utiliza una crema con hidrocortisona de venta libre, te ayudará a calmar la irritación, pero no la apliques dentro del canal vaginal.
  • Utiliza toallas higiénicas sin perfume
  • Cambia tu toalla cada tres o cuatro horas para evitar que se humedezca demasiado

 Toallas sanitarias en bote de basura

Aunque no existe un riesgo de desarrollar síndrome de shock tóxico si te dejas mucho tiempo las toallas sanitarias, sí puedes padecer algunas infecciones. ¡Cuida tu zona íntima! Siéntete cómoda hasta en esos días.